BLOG DEDICADO AL MUNDO DE LA CERVEZA

miércoles, 28 de agosto de 2013

KAISERDOM HEFE-WEISSBIER




Kaiserdom fue fundada en la ciudad bávara de Bamberg, al norte de Nuremberg, (Alemania) en 1718, como dicen en su web "desde que los cerveceros sólo usaban lúpulo, malta y agua".

Originariamente, elaboraba cerveza propia en un restaurante propiedad de un monasterio. En esa época ya contaban con tres tabernas-restaurante para 300 habitantes.

A lo largo de su historia, esta cervecera ha tenido varios nombres ya que, en el año 1900, la cervecería se llamaba "Cervecería Gaustadt de Muller", pero al morir el propietario, una de sus 4 hijas se casó con George Wörner y la fábrica pasó a denominarse "Brewery Wörner", y posteriormente "Bürgerbräu Gaustadt".
Catedral Imperial de Bamberg

En 1953 elaboraban 6000 hl y se empieza a quedar pequeña la fábrica, así que deciden construir una más grande.
En los años posteriores amplían aún más la nueva fábrica llegando a una capacidad de producción de 300.000 hl.

En 1972, el municipio de Gaustadt fue incorporado a la ciudad de Bamberg, así que para darle más tirón a su cerveza, deciden cambiar el nombre y ponerle el de Kaiserdom (Catedral Imperial).

La empresa adopta como logotipo la estatua ecuestre de piedra, construida entre 1225 y 1237, que se encuentra dentro de la Catedral Imperial de Bamberg, terminada en el año 1012, aunque destruida por el fuego y reconstruida en el 1111; sin embargo, no fue hasta el siglo XIII cuando recibió su forma actual, con cuatro grandes torres.

La ciudad de Bamberg fue declara Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1993. 
 
MARCA: Kaiserdom
MODELO: Kaiserdom Hefe-Weissbier
ESTILO: Weissbier (4,7% ABV)
PAÍS: Alemania


CARACTERÍSTICAS:

Es una cerveza relativamente fácil de conseguir y hacía bastante tiempo que no la bebía, así que ayer mismo decidí volver a probarla. 

Aparece con un color amarillento, muy transparente para una weissbier, y una buena capa de espuma, bastante compacta, de color blanco y burbuja pequeña.

En cuanto al olor, demasiado débil. Tan solo el típico plátano de manera leve y un sutil toque a especias.

El sabor es el típico de una cerveza de trigo del montón pero, además, parece bastante diluida. Tiene el sabor dulce del trigo, algo se nota la levadura, un toque de fruta, pero todo de manera muy leve, junto con una sensación algo agria.

La cerveza se puede beber perfectamente pero sin esperar grandes sabores y nada sorprendente. Seguramente, en anteriores años fuera mejor cerveza pero hoy en día está demasiado industrializada y eso repercute en su sabor.



2 comentarios:

  1. No soy muy fan de las Weissbier así que esta casi que la evito jejeje

    Por cierto, me alegro de que te quedases con el búho, para mi era el mejor logo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no eres amigos de la weiss, efectivamente ni la pruebes, las hay mil veces mejores.

      El búho es gracioso, da toque informal, y me va a dar mucho juego.

      Al final no pude ir al Birragoza, a ver si coincidimos en algún otro sitio.

      Eliminar